Pehrsson, Helena

Helena nos ha dejado un amplio testimonio sobre la forma en la que sus padres, Allan e Inga-Majken Pehrsson, llegaron a Torremolinos en 1953. Su padre era arquitecto de la ciudad de Örebro, en Suecia, y su madre estudió economía.

Unos franceses que visitaron Suecia le ofrecieron invertir en un negocio en Agadir (Marruecos), un centro turístico. Con ese motivo atravesaron España, en un automóvil Mercedes que habían comprado en Alemania.

Llegaron a Málaga y se alojaron en el hotel Miramar, pues habían tenido una mala experiencia en un hotel de menor precio en el norte. En la cena les pusieron un biombo, como si fuera una cena romántica. Y al día siguiente alguien les explicó que los habían aislado de los demás comensales porque en el hotel, en aquel tiempo, la cena era de etiqueta. Allan e Inga fueron a adquirir un smoking y un vestido de noche.

Siguieron el viaje hasta Algeciras para cruzar el Estrecho. Aunque el negocio en Agadir finalmente no prosperó. No se fiaron de invertir y regresaron a Suecia.

Allí, ante el frío del invierno, pensaron: “España no estaba mal” y decidieron volver e instalarse en Torremolinos.

Allan Pehrsson ejerció como arquitecto en la Costa del Sol. Construyó 11 chalés en El Pinar, otros en El Pinillo, 4 o 5 casas en La Leala.

Helena recuerda que había otro arquitecto sueco, Bertil Pehrsson, que compartía profesión y apellido con su padre y trabajaba en la Costa del Sol, por lo que en ocasiones los confundían, aunque no tuvieran ningún parentesco.

Helena pehrsson

Helena Pehrsson


Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share