Playas

Un espacio fundamental en la cartografía de Torremolinos es la playa. Sus variadas playas, El Bajondillo, La Carihuela, Santa Ana, franjas de litoral que a veces tomaban el nombre de los hoteles, nuevas torres de babel iluminadas. Todas las novelas de la costa incluyen escenas de playa: arena caliente y el mar como decorado de la pasión, el engaño, los celos. Las míticas playas de Torremolinos difundidas por todo el mundo en miles de postales, recuerdos de un veraneo inolvidable y ya olvidado. Gala Eluard mostrando los pechos desnudos mucho antes del traje de baño de dos piezas. Ava Gardner en una playa solitaria. Los exiguos bikinis de las suecas, vendidos por Ana María y Nati Abascal en el beach club del Tropicana. El trirreme de la discoteca Cleopatra. Los balones de Nivea. Los troncos secos pintados de colores que alguien con buen gusto debiera reponer. La playa.

Playa virgen

Idílica y casi desierta playa en los años 50

Playa del bajondillo

Playa del Bajondillo, cedida por Salvador Villena Ric

Vista de torremolinos

Playa del Bajondillo. Fotografía A. Campañá y J. Puig-Ferrán. Cyp Postales

Enrique berral

Playa del Bajondillo. Detrás el chiringuito de Miguel Cerdán.
Cedida por Thalia Berral

Escalera de la roca

Playa del Bajondillo

Turista y paquita gonzalez

Turista de Madrid y la niña Paquita González en la playa de La Carihuela (1950). Cedida por Manuel Fernández Muñoz

Playa de torremolinos

Playa de Torremolinos (años 50)

Primeros turistas

Playa de Torremolinos (1961). Fotografía: Ministerio de Información y Turismo.
Biblioteca Facultad de Empresa y Gestión Pública – Zaragoza

Tumbona

Playa de Torremolinos (1961). Fotografía: Ministerio de Información y Turismo.
Biblioteca Facultad de Empresa y Gestión Pública – Zaragoza

Carihuela meye ortiz

Playa de la Carihuela (1961). Ramón Martínez de la Riva, Jorge Gandarias,
Mercedes Martínez de la Riva, Meye Ortiz. Cedida por Meye Ortiz

Lelly tigger

Lilly Tigger y su hijo Pascal. Cedida por Anne Wright

David farrant

Playa de la Roca (1966). Cedida por David Farrant

Nilsson

Marie Nilsson (1967). Cedida por su sobrina Vivian Nilsson

Carihuela jovenes

Playa de La Carihuela. Cedida por María José Suárez

Carihuela maria jose

Playa de La Carihuela. Cedida por María José Suárez

Ramon cadena

Playa de la Carihuela. Ramón y Manolo. Cedida por Ramón Cadena

Alberto beraza

Playa de la Carihuela (1966). Cedida por Alberto Beraza Milicua

Alberto beraza carihuela

Playa de la Carihuela (1966). Cedida por Alberto Beraza Milicua

Esther grijalba carihuela

Esther Grijalba en la playa de la Carihuela.
Cedida por su hija Silvia Grijalba

Bajondillo

Playa del Bajondillo. Postal Ediciones Vistabella

Bajondillo sillas en la playa

Playa del Bajondillo. Postal Ed. Vistabella.
Cedida por Daniel Lorenzo Dirksen

La otxoa

José Antonio Nielfa “La Otxoa” (1966)

Lars pranger

Lars Pranger y familia

Playa de santa ana

Playa de Santa Ana. Postal de Ediciones Beascoa

Chica al sol

Foto de García-Pelayo para la revista Blanco y Negro (1974)

Lia de jung

Lia de Jung. Cedida por Bob Reed

Bob reed

Playamar (1974). Cedida por Bob Reed

Playa bob howe

Playa del Bajondillo. Cedida por Bob Howe

Pam brindle

Christine, Faye y Pam, Playa del Bajondillo (1974).
Cedida por Pam Brindle

Martin augusto

Martín Statler y Augusto Pedroso. Playa del Bajondillo (1974).
Cedida por Manuel Fernández Muñoz

Top less

Chicas en la playa del hotel Tropicana (1978).
Cedida por Thalia Berral

Bob reed bajondillo

Bob Reed y una amiga en la playa del Bajondillo

Troncos pintados

Playa del Bajondillo. Cedida por Juan García Carabias

Sombrillas bajondillo

Playa del Bajondillo

Torremolinos morro

Playa de La Carihuela y el Morro. Postal Montero

Troncos

Playa del Bajondillo. Postal Montero

Silvia grijalba

Playa de la Carihuela (años 70). Cedida por Silvia Grijalba

Lago rojo

Publicidad del hotel Sidi Lago Rojo (añox 70)

Playa playamar

Playa de Playamar. Postal Beascoa

Playa concurrida

Turismo masivo en los años 70. Postal Edisol

Carihuela nocturna

Carihuela de noche. Cedida por Daniel Lorenzo Dirksen